Casa de las Culturas e Identidades

 

 

C:\Users\USUARIO\Documents\raices\carpeta de ventas\logos de la gente de la asociacion\logo museo.jpg

La casa Nina Shunku abrió sus puertas en el año 2012 y uno de sus principales objetivos es reflejar la diversidad cultural a través del arte;   Este lugar ubicado en las calles Garcia Moreno y Morales esq. fue parte del hospital San Juan de Dios inagurado en el año de 1565 La construcción de adobe, madera y piedra que dio forma a la tradicional calle de las Siete Cruces -que ahora se conoce como García Moreno, en el centro histórico de Quito- es testigo silente de la transformación de la capital.

 

Allí, al final de la calle, justo en el Arco de la Reina, se guarda hasta hoy  bajo siete llaves la historia de una edificación que hace  447 años -cuando se creó-  fue la primera casa asistencial de la capital.ste hospital tiene tres grandes momentos, en los que se han realizado varias modificaciones. El primero va desde 1565 (año en que entró en funcionamiento) hasta 1705. En el siglo XVI se llamó De la Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo y era regentado por el Cabildo y por la cofradía de la Hermandad de la Caridad y la Misericordia. La apertura de este nosocomio posibilitó la existencia en su interior de muchos oficios como el de barbero, boticario, cobrador, administrador y protector. En este primer momento, el centro de salud contaba con una capilla, botica, portería, enfermería, huerto, corrales, lavandería, camposanto y la pila de agua que hasta ahora se mantiene y a la cual llegaban los aguateros a llenar sus reservas para repartir a la comunidad.

   
 

El segundo gran momento del hospital se dio desde 1705 hasta 1830, cuando pasó a ser administrado por la orden religiosa de los Bethlemitas, quienes convirtieron a este espacio en un lugar de alivio material y espiritual, porque ellos buscaban en la caridad ser hospitalarios y solidarios con todas las clases sociales. Durante este período se hizo una escuela para niños pobres, en donde la educación se llevaba con rigidez y severidad. En los registros se establece que la forma de enseñanza era direccionadora, con castigos y latigazos a los niños que se portaban mal. Se inició la construcción de la iglesia. Además se movió la enfermería de los hombres en el ala sur. Una de las historias que se cuenta es que en este hospital r murió Abdón Calderón, ya que allá llegaban los heridos de las guerras independentistas. Tiene sentido, ya que a la altura del hospital, en las faldas del Pichincha, se llevaron a cabo estas luchas armadas.

 

El tercer gran momento del hospital se dio en la época republicana, es decir desde 1830. Asumieron el mando las Hermanas de la Caridad, hasta que dejó de funcionar en 1974. Se adaptó un espacio aparte para las personas que estaban por morir. El camposanto se eliminó. Se construyó un anfiteatro anatómico que fue impulsado por García Moreno para las practicas de Medicina de la Universidad Central, que posteriormente no fue muy utilizado porque muchas de las disecciones se llevaban a cabo en la calle, tal como lo demuestran algunas imágenes que no se exhiben por su crudeza. Se dice que Eugenio Espejo iba allá para realizar los estudios del cuerpo humano, pero esto tampoco se ha podido confirmar.

 

 

Esas son las creencias que conforman la memoria del San Juan de Dios, esas historias que alimentan el imaginario de lo que somos y lo que seremos.    

El Museo Nacional de Historia de la Medicina fue fundado en 1983 por Eduardo Estrella Aguirre, nacido en Tabacundo. Fue un destacado médico psiquiatra e investigador que obtuvo una maestría en Historia. Dejó un importante legado científico y social.

 

Este museo tuvo, de manera provisional, su sede en el antiguo anfiteatro anatómico (fundado en 1873 en la época de García Moreno) del viejo Hospital San Juan de Dios, actualmente convertido en el Museo de la Ciudad.  En el año de 1974, una parte del hospital se derrumbó obligando su cierre, luego de 410 años al servicio de la ciudadanía. El personal y equipos fueron trasladados al Hospital Pablo Arturo Suárez, norte de Quito. Desde el año 2009, el museo ocupa el pabellón 5 del antiguo Hospital Eugenio Espejo, que fue restaurado en su totalidad, cuenta con tres áreas: museo, biblioteca y archivo.

 

 

La casa estuvo sub utilizada cerca de 7 años.

los miembros de Nina Shunku comenzaron a remodelarla, se construyeron espacios para que la comunidad pudiera asistir a eventos, talleres y actividades culturales.

De un grupo de jóvenes que iniciaron el proyecto de integración intercultural, solidario y articulado con la comunidad.

 


Con el paso del tiempo se realizaron proyectos productivos para poder sostener la casa, como la inauguración de una cafetería, teatro y espacios de arte como Tatto estudio.
Los miembros de este espacio cultural tienen un convenio con el Ministerio de Salud. Esta Cartera de Estado ayuda con una parte del pago del agua y de la luz, el teléfono e Internet lo pagan a través de los procesos que están realizando actualmente.

 

Además trabajan en el plan Ayllu, que propone cuatro campos: Edu-Comunicación, Arte-Educación, Identidad y Colectividad-Ancestral, Impacto Socio Económico y Cultural. 
Por ello, la casa está abierta durante todo el día para las personas que tengan propuestas culturales y que integren a la comunidad en sus procesos.